En la actualidad, desde tercero de primaria se observan niñas y niños que han sido expuestas/os a la misma, ya sea por la facilidad con que en Internet se puede encontrar o bien cuando en casa se cuenta con servicios de pornografía en televisión.

Está bien documentado que la pornografía hace daño en la infancia. Los varones están en la actualidad en desventaja respecto a las niñas, porque sus mamás los educan menos que a sus hijas y papá casi no participa en la educación sexual.

En numerosas ocasiones, niños que han visto pornografía, tienen conductas sexualmente agresivas hacia otros niños; como consecuencia del exceso de estímulo percibido. Éste les genera una confusión importante respecto a lo que es o no una conducta correcta en sexualidad.

Mi hijo/a vió pornografía

Usted necesita, con amabilidad, preguntarle:

  • ¿Qué viste exactamente?
  • ¿Qué entendiste / piensas de eso?
  • ¿Qué te asustó de lo que viste?
  • ¿En cuál canal / programa / página de internet lo viste?
  • ¿Quién te sugirió ver ese programa?
  • ¿Desde cuándo ves pornografía?
  • ¿Tienes curiosidad sobre algún tema en particular?

Los niños que han visto pornografía frecuentemente piensan que las relaciones sexuales son asquerosas, utilizan el lenguaje escuchado, son groseros con sus compañeras y compañeros y tienen pensamientos recurrentes sobre las escenas que vieron, lo que les genera angustia y no saben qué hacer con ello.

Antes de regañar a su menor por ver pornografía, revise por qué la vio. No necesita regañar a su hijo, hable con él, explíquele lo inconveniente.

Hablen de los síntomas que le ha provocado, edúquele sobre sexualidad y sea clara/o en que no desea que vuelva a ver pornografía. Lo que sí hay que sancionar, son las conductas inadecuadas que han tenido a consecuencia de esto con sus compañeros y compañeras.

Contacto
Powered by BreezingForms