Las crisis de ira son una forma en que los niños expresan la frustración y el enojo, se incrementan alrededor de los dos años y disminuyen alrededor de los cuatro.

Los niños no nacen con los elementos para manejar su enojo y frustración. Al igual que se les dedica tiempo y espacio para estimularlos en el aprendizaje de lecto-escritura, requieren de tu guía para manejar su frustración.

Para ello necesitan aprender a concientizar las emociones, para lo cual te puedes apoyar en alguno de nuestros lienzos emocionales.

Este es un periodo en el que pueden desarrollar las bases solidas para un manejo emocional asertivo, incremento de su tolerancia a la frustración, el reconocimiento y respeto de límites, con los estímulos externos adecuados

Qué NO hacer ante una crisis de ira.

  • Cuando el niño esta en la crisis de ira no intentes razonar con él, ya que es muy probable que solo incremente la intensidad de su crisis.
  • No lo agredas verbal y/o físicamente pues eso sería algo muy similar al acto del niño.
  • No lo sobornes dándole lo que desea para que se tranquilice.

Qué SÍ hacer ante una crisis de ira.

  • Retirar objetos con los que se pueda lastimar o retirarlo a él a un lugar seguro.
  • Espera pacientemente, no reaccionando ante el pataleo o los gritos, si busca acercarse pasada la crisis, no lo rechaces ya que es un buen momento para dialogar, debido a que el niño esta tranquilo y se encuentra más receptivo.
  • Favorece la reflexión en torno al detonador de la crisis y formas de afrontarla asertivamente (usa un lenguaje acorde con la edad del niñ@).
  • Puedes apoyar a tu pequeñ@ con el juego: emociónate con gotita o un viaje emocionante.
  • Cuando ambos estén tranquilos pueden jugar a ganarle al berrinche, simulen alguna situación que pueden desencadenar la crisis, y actúen las diferentes alternativas. Pueden representar las situaciones con títeres o cuentos resaltando alternativas para lograr la conducta que tu esperas.
  • Reconoce el esfuerzo invertido del niño para lograr los cambios de conducta, eso lo alentará para continuar. Por ejemplo, si el tiempo de la crisis se reduce, puedes decirle cuando este tranquilo ‘’que bien, hoy le ganaste mas rápido al enojo’’.
  • Si la crisis de ira no cede y/o ponen en peligro su seguridad o a los que le rodean, contáctanos y un especialista te ayudará.

Contacto
Powered by BreezingForms